La mejor Guía para tener una Primera Cita Perfecta

¡Enhorabuena! Ya le has pedido salir a esa persona especial y esta ha dicho que sí a vuestra primera cita. O a lo mejor ¿te lo han pedido a ti? Sea cual sea el caso ¡qué nervios y qué emoción! Como ya sabrás, es un hecho probado que las primeras impresiones tienen un gran impacto sobre cómo vemos a los demás. Estas comienzan en el primer segundo del encuentro y se van consolidando a lo largo de la cita. Te sorprenderá saber qué de factores influyen en la conformación de esa primera impresión. Si quieres descubrirlos, sigue leyendo. 

Por lo tanto, es totalmente normal estar nervioso antes de ese gran día.
 

pareja durante su primera cita brindando con una copa de vino

Te sientes excitado, un poco ansioso y con muchas preguntas en tu mente: ¿Cómo debería comportarme? ¿Cómo debería lidiar con mi ansiedad? ¿De qué debería (y de que no) hablar? Y, quizás la más importante de todas, suponiendo que la cita vaya bien ¿cómo doy el siguiente paso?

Obviamente, no querrás que se te note que te estás poniendo demasiado empeño, pero está bien tener un plan para asegurarte de que todo va a ir bien. 

Si has conocido a tu cita online, solo conocéis vuestras personalidades virtuales y habéis pintado una imagen idealizada de la persona real que se esconde detrás de la pantalla. Así que, cuando llegue el momento de la primera cita, querrás estar a la altura de esa imagen idílica. 

¡Qué no cunda el pánico! Tenemos consejos útiles y sabemos exactamente qué funciona para tener una cita inolvidable, cómo evitar silencios incómodos y qué hay que hacer para conseguir una segunda cita.

Preparativos para la primera cita

El día ha llegado. Tu cabeza ha estado dándole vueltas a todo tipo de posibilidades y ha imaginado la cita cientos de veces. El cosquilleo en tu estómago no te ha dejado comer en todo el día y has estado moviéndote ansioso, de un lado a otro, sin poder concentrarte. No te preocupes, es normal. Sin esos sentimientos, tu primera cita sería bastante aburrida. 

Para calmarte un poco, prepara algunas cosas y así sentirás que tienes la situación bajo control. Además, nunca es prudente dejarlo todo al azar y lo que te vamos a contar, tampoco tiene mucha ciencia. Sin embargo, incluso las horas antes de la primera cita juegan un papel importante. 

Presta atención y ¡haznos caso! Te descubriremos qué preparativos tienes que hacer para tener la mejor primera cita posible.

El pre-partido: ¡Consigue un subidón de autoestima!

Comienza contigo mismo. Para liberarte de los nervios previos a la primera cita ¡dale un subidón a tu autoestima! ¡Todo está en tu mente! Tu cita notará enseguida si te sientes seguro de ti mismo y tu apariencia da muchas pistas sobre tu personalidad. 
 

¿Cómo hacerlo? 

1. Haz algo de ejercicio antes de la cita – aunque solo sea dar unas vueltas a la manzana, a paso rápido. Eso te hará sentir fuerte, con energía y tus niveles de endorfinas estarán a tope. Una buena manera de sentirte bien e impresionar a tu cita.  
 

mujer haciendo deporte preparándose para su primera cita

2. Escucha tu playlist de canciones favoritas mientras te preparas

¿Qué canciones nunca fallan para levantarte el ánimo? ¡Ponlas, cántalas y báilalas! Te aseguramos que tendrán un efecto secundario muy útil y positivo – te harán feliz.

3. Haz una lista con tres aspectos positivos sobre ti

No hace falta ni que la escribes, con que hagas la lista en tu mente, será suficiente. Piensa sobre tus cualidades. ¿Tienes una habilidad especial para hacer reír a la gente? Usa este tipo de cosas a tu favor. También funciona con detalles relacionados con tu aspecto físico. 

El estado mental es una de las partes fundamentales de la preparación. Si antes de llegar ya te sientes pequeño e insignificantes, este sentimiento te acompañará durante toda la cita y hará que actúes con torpeza y que no seas capaz de disfrutar. Permítete pensar que algo grande está a punto de pasar. Y ¡prepárate para disfrutar de ese momento!

2. Elige bien lo que vayas a ponerte

Tómate tu tiempo para prepararte físicamente. El aspecto físico es una parte esencial de los preparativos para tu cita (tanto si eres mujer, como si eres hombre). 

¿No sabes qué ponerte? Recuerda este truco. Piensa en tu foto preferida. Si alguien te pidiera que le mostraras tu foto favorita ¿cuál escogerías? También puedes pedirle ayuda a un amigo para que te diga qué foto tuya se le viene a la mente al escuchar esta pregunta. Y ¡tachán!¡Probelma resuelto! El modelito que lleves en esa imagen es el que te hace sentir cómodo y te queda estupendo. Tan solo reza para que esté limpio y planchado, si tu cita es dentro de unas horas.  

Así que, para tener el tiempo suficiente para prepararte, no agendes tu cita en medio de otros asuntos. De esta manera, podrás prepararte con calma y no sentir, innecesariamente, la presión del tiempo. 

Recuerda que lo que lleves debería estar acorde con la cita que has planeado. No te pases de arreglado, pero tampoco peques de lo contrario. (Prohibidos los taconazos para una excursión y las capuchas para ir a cenar a un restaurante).

Aquí está tu lista de comprobaciones antes de salir de casa: 

  • Aliento - ¿Te has lavado los dientes Y has utilizado hilo dental?
  • Desodorante y Perfume - ¿Hueles bien? Recuerda no pasarte con el perfume, no queremos levantar dolor de cabeza con nuestro olor corporal. 
  • ¿Están tu ropa y calzado perfectamente limpios y en buenas condiciones?
  • Hombres - ¿Os habéis afeitado o arreglado la barba/bigote? Extra: revisión de uñas ¿están limpias y bien cortadas?
  • Mujeres - ¿Podéis andar todo el día/noche con ese calzado? Extra: llevad maquillaje, pero sin pasaros. 

3. Escucha y presta atención

Esto es algo que deberías recordad tanto antes, como durante tu primera cita. ¿Por qué? Descubrirás mucho sobre la otra persona si escuchas con atención. Escuchar es mucho más difícil de lo que pensamos, ya que tienes que luchar contra el ímpetu de querer mantener entretenida a tu cita y que no crea que no tienes temas de conversación. 

¿Qué técnicas podrías utilizar en relación con este aspecto? Es todo psicología. Sigue esta guía para sacarle el máximo provecho a vuestra primera conversación: 

  • Practica la escucha activa: ¿Cómo? Busca el contacto visual con la otra persona, mientras esta está hablando. Reacciona a lo que dice y ríe cuando se ría (o sea, imita sus reacciones). 
  • No escuches solo con un oído. Si quieres ser un mejor oyente, tienes que centrarte, algo que resulta difícil si tu compañero de conversación está contando una historia difícil de seguir o que te genera muchas preguntas. Intenta que tu mente deje de dar vueltas. Si sigues sin pillar la esencia de lo que está contando, no dudes en hacer preguntas. Eso demostrará que estás interesado y que te importa lo suficiente como para preguntar. 
  • Piensa antes de hablar. Un buen oyente se tomará algo de tiempo antes de contestar. Frases como ‘Dame un momento para pensar sobre eso’ hacen al que habla sentir que estás reflexionando sobre lo que ha dicho y que no estabas deseando que acabara solo para lanzarte a hablar. 
  • Recuerda las cosas de las que habéis hablado antes de vuestra cita. ¿Ya tienes algo de información sobre los intereses y aficiones de la otra persona? Tenla presente durante vuestra conversación, así evitarás preguntar solo cosas frívolas y también te sentirás más cómodo, incluso aunque sea la primera vez que os veáis.  
  • Observa el lenguaje corporal y los cambios en el tono de voz. Seguir estas señales te ayudará a interactuar y dirigir mejor tus respuestas. 
  • Por último, pero no por ello menos importante: ¡Olvídate del móvil! Es de mala educación y hará que tu cita sienta que no te interesa en absoluto lo que tiene que decir. Mejor déjalo guardado. 

4. Sé tú mismo

Sí, esto suena a tópica, pero: ¡Sé honesto! – o, en otras palabras: no pretendas ser quien no eres. Se supone que a la otra persona le tienes que gustar tal y como eres. Así que, no tiene nada de positivo que actúes como un impostor solo para impresionarla. Al contrario, ponerte una máscara durante toda la cita lo único que conseguirá es hacerte sentir más incómodo.

Piensa sobre el futuro y sobre cuando vuestra potencial relación avance desde la primera cita. Nadie quiere una relación basada en mentiras. Además, ¿te imaginas cómo de estresante será tener que mantener esa fachada? Casi imposible.

Aunque te consideres un buen actor, intentar ser otra persona os hará sentir a los dos incómodos. Incluso si la otra persona no se da cuenta en ese momento que estás fingiendo, tarde o temprano lo acabará descubriendo.

5. Aprende del pasado

Si esta no es la primera cita de tu vida, piensa en todo lo que salió mal en las citas que tuviste en el pasado. Ahora puedes utilizar lo que has aprendido y mejorar. ¿Qué cosas hiciste mal? No importa si llegaste tarde, hablaste de cosas que no debías o llevaste un atuendo poco apropiado. Solo reconociendo los fallos tus fallos puedes mejorar como persona, y esto no es válido solo para el mundo de las citas. 

10 preguntas que sí deberías preguntar en un Primera Cita

Hacer que la conversación fluya en la primera cita es uno de los grandes retos. Las primeras citas en las que conectáis desde el principio y no os falta de que hablar no son muy comunes. Generalmente, lo que sucede es que llega un momento en la conversación en el que ya no sabes que preguntar. Aquí es donde, la mayoría de la gente recurre a preguntas desesperadas como ‘¿Tienes algún hermano o hermana?’, ‘¿Dónde trabajas’? o la clásica ‘Parece que está empezando a hacer buen tiempo ¿no?’. Por favor ¡evítalo! El problema, aparte de caer en los tópicos, es que esas preguntas tampoco te ofrecerán información suficiente para que te puedas hacer una idea de si la persona con la que has salido sería una buena potencial pareja para ti.

pareja en su primera cita conversación

Sí, tu objetivo es averiguar cuanta más información, mejor, sobre la persona con la que tienes la cita. Pero no por eso te debes lanzar a un interrogatorio a bocajarro, tipo FBI. Tener algunas preguntas originales e interesantes preparadas de antemano es una buena manera de hacer que la conversación no decaiga y haya silencios incómodos. 

¡Atención! Recuerda tener pensada, además de tu lista de preguntas, también tus propias respuestas a las mismas, por si acaso a tu cita le da por preguntare ‘¿Y tú? Tú eres el que ha iniciado la conversación y el que la quiere llevar a su terreno, así que mejor que no te pille fuera de guardia. Dedícale algo de tiempo e impresiona a la otra persona con tus ‘improvisadas’ a la par que interesantes respuestas.
 

Aquí tienes 10 preguntas de gran calidad para que la conversación fluya, evitar la incomodidad y conocer mejor a tu cita:

  • ¿Cuál es la cosa más loca y espontánea que has hecho en tu vida?
  • Si te diera 500EUR ahora mismo ¿qué harías con ellos?
  • Si te detuviera la policia y le contaras la historia a tus amigos ¿qué pensarían que has hecho para quebrantar la ley?
  • ¿Cuál es el mejor consejo que te han dado hasta ahora?
  • ¿Cómo eras de pequeño?
  • Si pudieras cambiarte por una persona durante un día ¿a quién elegirías?
  • ¿Cómo es tu ideal de pareja?
  • Si pudieras despertarte mañana teniendo una habilidad o cualidad especial ¿cuál sería?
  • Si una bola de cristal pudiera decirte la verdad sobre ti, tu vida, el futuro o sobre cualquier otra cosa ¿qué te gustaría saber? 
  • ¿Podrías mandarme un mensaje para asegurarme que has llegado a casa a salvo? 

Escoge dos o tres preguntas de esta lista. Para cada una de ellas, tu cita necesitará pensar y mirar en su interior para poder dar una buena respuesta. Puedes intentar descubrir a su niño interior (Pregunta 5) o sus deseos más secretos (Pregunta 6). Estas sutiles provocaciones, escondidas en forma de inocentes preguntas, pueden cambiar el tono de la conversación y te ayudarán a conocer facetas interesantes acerca de esa persona. 

Consejo extra: Toca a tu cita. Por supuesto no nos referimos a un contacto de tipo sexual. Ambos estaréis en plan tímido al principio, pero cuanto más tiempo pase hasta que toques a la otra persona, más difícil será. Tocarse permite crear cierto nivel de intimidad. Así que, un abrazo al principio o un ligero toque en la espalda podría ser suficiente para recortar las distancias, y servirá para que te des cuenta si es algo que deberías repetir. Para que puedas tener mayor margen de maniobra y que no parezca muy forzado, no deberíais sentaros uno enfrente del otro, sino uno al lado del otro. 
 

Trucos psicológicos: utiliza la ciencia para tener una cita exitosa

La comunicación está dividida en dos partes: la verbal y la no verbal. Sólo si ambas se entrelazan, tus posibilidades de convertirte en un experto en comunicación y flirteo aumentarán. Pero ¿por qué estas técnicas son tan importantes? Alrededor del 60% de toda la comunicación humana es no verbal, y lo más importante son las señales que envía tu lenguaje corporal, tanto si eres consciente de ellas como si no. El 30% es paraverbal, es decir, la forma en que los demás notan tu tono de voz y tu entonación. Así que, según esto, el 90% de lo que estás comunicando no es lo que realmente estás diciendo. Sabiendo estos datos ¿qué pequeños comportamientos puedes introducir para llegar de forma directa al corazón de tu cita?

Sigue estos trucos psicológicos que han demostrado su eficacia:

  1. Dirígete a la otra persona por su nombre, desde el principio de la cita. Esto te ayudará a fijarlo en tu mente y también hará que le gustes más. A la gente le encanta oír su nombre; hace que nos sintamos importantes. 
  2. Nota de qué color son los ojos tu cita. Está bien saber de qué color son sus ojos, pero ese no es el punto interesante. Hacerlo te permitirá establecer contacto visual y aumentará tu encanto. 
  3. Asiente con la cabeza. Este simple truco es psicología avanzada. Si quieres animar a tu cita a que esté de acuerdo contigo, sólo asiente con la cabeza mientras hablas. Hay una gran posibilidad de que él o ella haga lo mismo en su respuesta y engañe a su cerebro para que piense que está de acuerdo contigo.
  4. Use el triángulo invertido. La técnica del triángulo demostrará que realmente estás escuchando a alguien. Mira primero un ojo, después el otro y, por último, dirige tu mirada a su boca. La otra persona entenderá que estás escuchando con mucha atención. 
  5. Pide favores. Empieza con una pequeña petición, como pedir que te pase el salero. La gente es más propensa a que le gustes después. ¿Por qué? Su cerebro pensará que ya les debes gustar dado que han hecho algo por ti.
     

Cosas que deberías evitar a toda costa en tu Primera Cita

Todos sabemos que las primeras citas están hechas para ser incómodas. Hay algunos errores comunes que se siguen repitiendo en casi todas ellas. Así que, veamos cuáles son las cosas que DEBES EVITAR si quieres tener éxito.

pareja aburrida en su primera cita

1. Emocionarte demasiado

No dejes que los nervios te hagan hablar atropelladamente, ni moverte de un lado a otro de la silla. Respira profundamente y relájate. 

2. Hablar de tu ex

Sorpresa, sorpresa. Esto es algo que todo el mundo debería tener claro, pero hay gente que sigue enamorada de su ex (lo sepan, o no) y el tema siempre acaba saliendo. De hecho, mejor no hables de ninguna relación del pasado, a no ser que hayas sido preguntado específicamente por ello. Estás sentado al lado de una persona a la que quieres conocer mejor, el pasado no importa ahora. 

3. Usar tu teléfono 

Ya te lo hemos dicho antes, pero insistimos. Es de mala educación y hace a la otra persona pensar que no estás interesado en ella. 

4. Hablar solo de ti mismo

A nadie le gusta la gente egoísta o egocéntrica. Intenta mantener una balanza equilibrada en la conversación. Pregunta y pon interés en las respuestas. 

5. Hacerte el difícil

Esto podría resultar contraproducente muy rápido. Los malentendidos harán que el proceso de conocerse sea interminable y que la construcción de una relación sana sea más difícil.

6. Demasiados cumplidos

Bombardear con cumplidos no es una buena estrategia. Lo único que conseguirás es hacer que tu cita se acabe sintiendo incómoda. Si decides hacer un cumplido, que sea sincero y honesto. 

7. Preguntar ‘¿Y qué somos?’

No. Todavía. Es vuestra primera cita, así que la respuesta es clara. Sois dos personas que tenéis cierto interés la una en la otra. Lo demás ya se verá más adelante.  
 

8. Llegar tarde

Llegar tarde no es sexy, ni te hace parecer más interesante. Aquello de que todo lo bueno se hace esperar no tiene sentido en este contexto. Si habéis quedado a una hora, llega a tiempo y no le hagas perder el tiempo. 

9. Ser desagradable con otros

La manera en la que tratas a otra gente delante de tu cita da muchas pistas sobre ti. Sé amable y muestra que tienes educación.  

10.Tener expectativas muy altas  

Puede que esta primera cita os lleve a una relación estable, pero no tiene porqué. Si las cosas no van como te habías imaginado, que no te entre el bajón. Sé positivo y vuelve a intentarlo hasta que encuentres a la persona adecuada para ti. 

11. Interrumpir

Esto ya te lo han enseñado tus padres. Muestra respeto escuchando a la otra persona y contesta solo cuando haya acabado lo que tenía que decir. Aunque, tal y como hemos mencionado, en el caso de que quieres demostrar que escuchas activamente, puedes interrumpir con algunas preguntas.

12. Emborracharte

Perderás el control sobre tu cuerpo y tus palabras y echarás a perder tu primera cita. Una copa puede ayudarte con el nerviosismo, pero, por favor, no te pases y recuerda siempre que la moderación es la clave.

¿Cómo conseguir una segunda cita?

Si la cita ha ido bien y ha cumplido o incluso ha excedido tus expectativas, seguramente quieras dar paso más e ir a por la segunda ¿verdad? No pierdas la oportunidad de conocer más a esta increíble persona. Ahora tienes dos oportunidades de preguntar por una segunda cita. 

Sin embargo, si no estás muy seguro sobre otro encuentro o si la primera cita fue un desastre, es mejor descartar una segunda cita. Si has seguido los pasos de esa guía, seguro que no te has equivocado y has intentado que todo salga bien. Sin embargo, no se puede forzar la química.

Durante la primera cita

No tienes que esperar que pase un tiempo prudente para preguntarle si quiere salir en una segunda cita. De hecho, es algo que puedes hacer durante la primera. Pero ¿cómo puedes encaminar la conversación y hablar sobre vuestro próximo encuentro, sin parecer muy ansioso por ello? Primera norma, no preguntes demasiado pronto. Deja pasar al menos una hora de la cita y comprueba si hay algo de química entre vosotros. Si la conversación lo permite, pueden lanzar una sutil sugerencia, sin esperar una reacción inmediata. Por ejemplo, si estáis hablando de comida japonesa y nombras tu restaurante favorito, puedes comentar de pasada que un día la invitarás a conocerlo. Después, sigue hablando de lo delicioso que es el sushi de anguila, como si nada, durante unos segundos. 

Cuando se esté acercando el final de la primera cita, intenta aprovechar una conversación que habéis tenido antes y usarla para hacer una pregunta. Aquí van algunos ejemplos: 

  • Esta película de XY de la que estábamos hablando sigue en el cine. ¿Qué tal si vamos a verla la semana que viene? 
  • Voy al concierto de XY este fin de semana. Estoy seguro de que te encantaría. ¿Quieres acompañarme?
  • Por cierto, hablaba en serio cuando dije que XY tiene el mejor sushi de anguila de la ciudad. ¡Me encantaría llevarte a que lo pruebes!

Si el sitio en el que estáis tiene algunas pegas, también las puedes aprovechar para preguntar por una segunda cita: 

  • Jajaja No creo que debamos volver a este sitio. La XY (comida que acabáis de comer) es malísima. Pero conozco otro restaurante cerca de aquí. A lo mejor así te puedo compensar por esta terrible elección.  

Despúes de la primera cita

Vuestra cita ya ha acabado y ninguno de los dos os habéis atrevido a dar el paso y preguntar por una segunda, aparte del vago ‘¿nos vemos?’. 

¡No hay problema! Pero necesitas pasar a la acción pronto y hay varios momentos en los que esto es adecuado. Necesitas un poco de empatía para escoger cuál de estas ideas podría encajar mejor. Por ejemplo, si la otra persona ha dicho que está muy cansada, mandar un mensaje esa misma noche no es una buena idea. Las reglas generales aquí son: sé sincero, honesto, educado y directo. 

  • Inmediatamente después de la cita: pregunta si han llegado bien a casa. Si la conversación tiene una transición fluida, estás en el buen camino. Dile que te lo has pasado muy bien y que te encantaría repetir.
  • La mañana siguiente: pregunta ‘¿Qué tal has dormido?’ y a continuación ‘Me lo pasé muy bien anoche y me gustaría volver a verte. ¿Qué tal si probamos XY del hablamos, este fin de semana?’ 
  • Recoge la conversación donde la dejasteis, aunque hayan pasado un par de días. Ejemplo: ‘Todavía me estoy riendo con la historia que me contaste’ – pasa de la conversación trivial y, simplemente, recuérdale cómo os divertisteis. 
  • Hazle un cumplido sobre algo que llevaba o sobre algo que recuerdes con claridad de la cita. Después, puedes recalcar lo bien que lo pasaste y sugerir una segunda cita. 

Para todos estos ejemplos es mejor que hagas siempre una sugerencia concreta, con fecha y sitio. Pero no quedes de desesperado sugiriendo una cita para el día después de la primera. Mejor deja algo de tiempo y espacio – un par de días de espera hace que el deseo por volver a veros crezca y florezca. 
 

Por último, pero no menos importante: ¿Cómo acabar la primera cita?

Al principio, ya hablamos de la importancia de las primeras impresiones. Pero este no es el único momento significante en tu cita. Lo dice la Psicología, lo que mejor recordamos es lo primero y lo último que pasa. Esto se llama Efecto de Posición Serial y tú puedes utilizarlo en tu provecho. 

Tu cita recordará ese primer y último momento de vuestra velada. Así que, aunque creas que todo ha ido sobre ruedas, si la fastidias en la parte del adiós, tus posibilidades de éxito habrán disminuido considerablemente. Pero, si prestas atención a esta parte, conseguir una segunda cita estará chupado. Antes de acabar este artículo, aquí van unos consejos finales sobre cómo deberías acabar tu primera cita: 
 

consejos para despedidas en la primera cita
  • Un poco de afecto físico quedará en la mente de ambos y también ayudará a mostrar tu interés por una segunda cita. Si no estás seguro de que tu cita también quiera abrazarte, tan solo pregunta. Algo más romántico, como un beso, no debería ser discutido con antelación, ya que eso acabaría con toda la magia. Ambos sabréis si ha llegado ese momento, sin necesidad de hablar. 
  • Si no estás seguro de querer una segunda cita, por favor mantén la educación y da las gracias por la velada. Un tiempo de reflexión antes de tomar una decisión puede resultar muy útil. Pero recuerda que, si accedes a una segunda cita, no te estás comprometiendo a nada, tan solo a una conversación y pasar un par de horas juntos. 
  • Para los hombres – Asegúrate que te tu cita llega a casa sana y salva. Pídela un taxi, acompáñala a casa o a la estación. Sé un caballero y hazla sentir segura. Por último, no te olvides de mandar el mensaje de ‘¿Has llegado bien?’. 
  • Acaba la cita con un chiste corto o algo gracioso. A nadie le viene mal una pequeña risita. 

Ahora que ya tienes información sobre cómo deberías comportarte en tu primera cita, todo debería ir rodado. Recuerda estos consejos y ¡triunfa en el amor!